¿Dónde estoy? | Diario El Mundo - Noticias de El Salvador > Nacionales > Social > 27 % instituciones públicas violentaron los derechos laborales de las mujeres

27 % instituciones públicas violentaron los derechos laborales de las mujeres

Empleadas y trabajadoras son víctimas de abusos laborales que impiden su desarrollo personal y profesional. El Código de Trabajo mantiene desprotegido al sector de las empleadas domésticas.

Neimy Girón
Martes 26, febrero 2013 | 10:34 pm
27 % instituciones públicas violentaron los derechos laborales de las mujeres
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Trabajo-MujerUn monitoreo realizado por Concertación por un Empleo Digno para las Mujeres (CEDM), revela que de 101 denuncias recibidas en 2012 por violaciones en derechos laborales a mujeres, 24 se detectaron en instituciones públicas y municipales que significan un 27%. Las violaciones más destacadas son: quince por acoso laboral, cinco a discriminación y cuatro de acoso sexual y despido injustificado.

El segundo de los rubros con una deuda en derechos laborales es el sector maquilero con el 23.71%, el rubro de servicios un 20% y por último el comercial con 16%. Según el consolidado de la CEDM, los derechos más violentados son el traslado de cuotas de seguridad social (ISSS y AFP), acoso laboral y despidos injustificados. Sin embargo, en las entidades de gobierno los abusos más constantes son por acoso laboral y discriminación en razón de género confirmó una de las voceras de concertación por un empleo digno.

Telma (nombre ficticio), tenía 44 años de edad y cinco años de trabajar en una empresa dedicada a la fabricación de ropa y realización de estampados. Ella laboraba como operaria de maquinaria industrial, pero en octubre de 2011 le dicen que está despedida. Ante esta repentina decisión de la empresa Telma lo pierde todo, su compañero de vida la deja, se ve obligada a salir de la casa que alquilaba y volver a su lugar de origen en Zacatecoluca.

La causa de su despido la atribuye a su decisión de reclamar sus derechos y formar parte de um sindicato. Desde entonces, Telma se ha dedicado a vender en las calles y como doméstica. Sin embargo, al cabo de tres meses vuelve a ser despedida de su trabajo como empleada doméstica. En esta ocasión el motivo es que su empleadora no aceptó que Telma se ausentara por un mes para operarse un quiste que le detectaron en un ovario.

El caso de Telma fue llevado ante el Ministerio de Trabajo (Mintrab) y la Procuraduría General de la República, lo que le parece vano a la fecha, primero porque “el patrón prefiere pagar las multas” al Mintrab, según ella y segundo, porque la procuraduría falló a favor del empleador. De ahí que el caso haya pasado a la Sala de lo Civil sin obtener aún respuesta, expresó hace una semana. Sin embargo Telma no pierde la fe y espera que su caso no quede impune para que le paguen los siete años de salarios que le adeuda la empresa.

“Espero que las leyes de este país se vayan mejorando”, reflexiona Telma quien ha tenido que volver a las calles para sobrevivir con la venta de tostadas y chicharra.

Datos del Ministerio de Trabajo revelan que en 2012, 69 personas fueron despedidas por ser directivo sindical, de éstas 94 sufrieron algún tipo de discriminación por la misma razón.

Maquilas

Así como las instituciones del Estado no están exentas de violentar el Código de Trabajo, el sector maquilero no se queda atrás. Por este motivo 15 juntas directivas decidieron aglutinarse en la Mesa Sindical de Trabajadores y Trabajadoras de Maquilas (MSTI) para exigir una reforma a la Ley de Zonas Francas, encargada de regular a las empresas y restarles beneficios cuando éstas incumplen los derechos laborales de sus empleados.

El pasado 14 de febrero, a través de un campo pagado por organizaciones de mujeres y sindicatos, demandaron a la Asamblea Legislativa aprobar  las reformas, ya que el sector maquila en el país genera al menos 81 mil empleos. Ocho días después (jueves 21 de febrero) los diputados aprobaron con 82 votos dicha reforma.

El mayor logro obtenido con la aprobación de las reformas es que ya no se esté bajo decreto ejecutivo, sino dentro de la ley el funcionamiento de un comité consultivo tripartito donde el Gobierno, las empresas y los trabajadores puedan ponerse de acuerdo.

Lo que no se logró y formaba parte de las peticiones sindicales fue la fianza que protegería a los empleados en caso de quebrar la empresa para la que trabajan. Entre las 22 reformas que pidieron, las más destacadas, son: instalar comedores para empleados, salas cuna, baños acorde al número de empleados, rampas para personas con discapacidad y clínicas de salud.

Abuso sexual

¡Un vigilante abuso de mí!, exclama Victoria (nombre ficticio), al relatar que el 7 de agosto de 2012, cuando trabajaba como empleada de limpieza en una empresa de  venta de productos industriales y médicos fue violada. Según la víctima, el vigilante aprovechó que ella entraba a las 6:00 a.m. a su trabajo y se encontraba sola para cometer el ilícito.

Victoria  fue revictimizada por el personal de la empresa que no la creyó, por lo que decidió interponer la denuncia a la Policía y seguir las diligencias. En un hospital le practican los exámenes de rutina y cuando dos días después se presentó a su trabajo, le dijeron que su hoja de renuncia ya estaba lista.

A la fecha el vigilante que la violó no ha sido capturado y Victoria aún recibe tratamiento psicológico por lo ocurrido.

Diferencias

Karen Rivas, abogada del Movimiento de Mujeres Mélida Anaya Montes explica las diferencias entre acoso laboral y sexual, ya que muchas personas se confunden. El acoso sexual se reconoce a partir de “insinuaciones, frases en doble sentido o la proposición de tener una relación íntima” ya sea con el empleador o compañero de trabajo.

En cuanto al acoso laboral de las 101 empresas privadas,  instituciones públicas y municipales contabilizadas por la CEDM 20 casos pertenecen a esta violación, que consiste en asignar tareas al empleado que no le corresponden o sobrecargar al trabajador con la intención de desesperarlo y que renuncie.

24 Instituciones de gobierno fueron denunciadas en su mayoría por acoso laboral, y despido injustificado.

89 mujeres trabajadoras domésticas buscaron ayuda de Las Mélidas durante 2012.

500 empleadas de maquilas fueron despedidas entre octubre y la primer semana de diciembre de 2012.

Ranking de denuncias basado en resultados de 6 organizaciones de mujeres en 2012 Institución de Gobierno Derecho Violentado

Presidencia de la República. Acoso Laboral y discriminación por género

Corte Suprema de Justicia- Discriminación laboral

Consejo Nacional de la Judicatura (CNJ). Acoso Laboral

Comisión Ejecutiva Portuaria (CEPA)-  Acoso Sexual, discriminación, acoso laboral y discriminación por afiliación sindical

Procuraduría General de la República Auxiliar de Santa Ana – Acoso Laboral

Tribunal Segundo de Vigilancia Penitenciaria de Ahuachapán – Acoso Laboral

División de Servicios Privados Policía Nacional Civil – Acoso Laboral y discriminación

Administración Nacional de Acueductos  y Alcantarillados (ANDA)- Acoso laboral y acoso sexual

Instituto Salvadoreño del Seguro Social  (ISSS)- Despido a mujer embaraza, libertad sindical y retención de cuotas sindicales

Sindicato de Médicos del ISSS – Acoso laboral y despido injustificado

Secretaría de la Cultura (Secultura)- Despido injustificado

Hospital Nacional San Juan de Dios San Miguel – Acoso laboral y sexual

Hospital San Bartolo – Acoso laboral

Unidad de Salud de Unicentro Soyapango -Acoso laboral

Cuerpo de Agentes Metropolitanos de San Salvador – Acoso sexual

Dirección General de Trabajo de Ahuachapán Acoso laboral

Dirección General de Aduanas – Acoso laboral

Alcaldía Municipal de Mejicanos – Despidos injustificados

Alcaldía Municipal de Soyapango- Despidos injustificados

Alcaldía Municipal de Ilopango – Libertad sindical

Alcaldía Municipal de Ayutuxtepeque – No pago de prestaciones por despido

Alcaldía Municipal de San Marcos – Malos tratos y acoso laboral

Alcaldía Municipal de Izalco – Despido injustificado

EmpleadaDomésticaEmpleadas domésticas siguen sin respaldo legal

En la mayoría de casos, las mujeres que trabajan como empleadas domésticas son obligadas a laborar más de ocho horas devengando salarios de $150 como máximo. A esto se suma que no hay un respaldo para este sector dentro del Código de Trabajo que obligue a los empleadores a extenderles un contrato como en cualquier empleo normal. Esto a pesar que desde julio de 2010 el Instituto Salvadoreño del Seguro Social (ISSS) abrió la posibilidad de inscribir a los empleados y empleadas del sector doméstico, logrando hasta septiembre de 2012, mil  973 inscripciones, de las cuales el 91% son mujeres.

Nidia, una mujer de más de 40 años relata cómo mantuvo durante cuatro años un trabajo que empezaba a las 5:30 a.m. y terminaba a las 11:00 p.m. Su deber durante cuatro años fue tener listo el desayuno a sus patrones a las 6:30 a.m., el cual era diferente según la exigencia de los cuatro integrantes que componían la familia. “Hay que servirles, lavar servicios, limpiar, ir a traer los niños a la hora del almuerzo, cuidarlos y reclamaban que no todo estába hecho”, recuerda Nidia.

El salario de la mujer originaria de Quezaltepeque que debía mantener a sus dos hijos, era de $140 al mes. Además señala que constantemente era discriminada por sus empleadores llamandola “muerta de hambre”.

“Cuando nosotros trabajamos en esta área, los patrones nos tratan mal, pero le hacemos frente, porque no somos gentes estudiadas ¡No deberían tratarnos así, ellos tienen provecho de nuestro trabajo!”, expresa  con tristeza Nidia.

La situación que enfrenta Nidia es la realidad de muchas salvadoreñas que provienen del área rural, son madres solteras y sin estudios, por lo que desde hace tres años luchan por sindicalizarlas, dice Vidalia Coto, encargada del programa de economía justa del Movimiento de Mujeres Mélida Anaya Montes, conocido como Las Mélidas.

Como Mélidas demandan al gobierno y a la Asamblea Legislativa la ratificación del convenio 189 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) que exige a los estados reformar las leyes secundarias para beneficiar a este sector. También le piden reformas el Código de Trabajo del artículo 73 al 83. “Les pedimos que las trabajadoras tengan su contrato por escrito, porque en el trato de palabra no hay obligación del patrono. Si esta por escrito una copia para el empleador, patrono y empleada. El salario que sea mínimo, regulación de horas laborales y causales de despido que sean responsables”.

Respuesta del Mintrab

Por su parte, Jorge Bolaños, director general de inspecciones del Ministerio de Trabajo (Mintrab) admite que el código de trabajo actual ya está desfasado y debe ser sometido a reformas, pero hasta el momento una propuesta de parte de esta entidad está en camino, ya que trabajan paralelamente con sindicatos y organizaciones que lo exigen.

Bolaños reconoce la vulnerabilidad de las empleadas domésticas y dice que, en caso que el empleador no quiere pagarles, los manda a llamar para lograr acuerdos.

Según Bolaños, el Ministerio de Trabajo dispone de 162 inspectores a nivel nacional que en 2012 efectuaron 10 mil 921 inspecciones especiales. En caso de encontrar una falta advierten a las empresas y reinspeccionan, porque lo importante es que desaparezca la falta, dijo Bolaños.

1973  personas han sido inscritas en el ISSS como empleados en el sector doméstico desde julio de 2010 a septiembre de 2012.

1

Comentarios

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

  1. clase media dice:

    con respecto a las empleadas domesticas: estoy de acuerdo que muchos patronos cometen abusos contra estas mujeres pero con este monton de regularizaciones que se estan promoviendo a lo unico que se esta llegando es que venga el dia en que solo las personas millonarias contratarian empleadas domesticas y los de clase media, y hasta algunos de clase baja, que muchas veces por no tener quien les cuide a los niños o quien cuide la casa mientras los dueños trabajan y haga los oficios de esta las contratan. imaginemonos lo caro que resultaria hoy aparte de pagarles el salario minimo urbano darle horas extras, vacaciones, indemnizaciones por despido, cotizaciones del isss, a que ellas se sindicalicen (imaginate que lindo seria meter a un sindicato a husmear la intimidad de tu hogar, y que tal si el sindicato es de izquierda y el dueño/a de la casa es de derecha?), enfrentarse a que te demanden por mucho dinero si un dia decides prescindir de sus servicios. si ya de por si es un riesgo tambien contratar a personas extrañas dentro de la casa ya no digamos con estas exigencias casi seria como llevar una jauria de lobos a la intimidad del hogar de uno. yo por mi parte preferiria ver como me las arreglo de otra forma antes que meter sindicalistas a trabajar a mi hogar. Gracias señoras de morado por promover el desempleo entre las empleadas domesticas.

Deja un comentario




 

Volver arriba