¿Dónde estoy? | Diario El Mundo > Editorial & Opinion > Opinión > Aviones

Aviones

Miércoles 1, diciembre 2010 | 2:06 am

¡Quememos $100 millones!

Manuel García

Colaborador

En las actuales circunstancias económicas, invertir $100 millones  en comprar aviones militares a Brasil supondría un gasto innecesario.

 

El Salvador ni es Arabia Saudita ni tampoco Israel. Es decir, ni es rico ni tiene vecinos que amenacen su seguridad nacional. Por eso sorprende que el presidente Mauricio Funes haya tomado la decisión de invertir más de $100 millones para comprar 10 aviones de guerra a la empresa brasileña Embraer. Este es dinero que el país no tiene. El gobernante debe explorar otras alternativas que permitan garantizar la seguridad nacional sin hipotecar el futuro de los salvadoreños.


A primera vista, la decisión levanta muchas sospechas. ¿Por qué Embraer? Una inversión de $100 millones requiere transparencia absoluta. No debe existir ninguna sospecha que el mandatario quiera beneficiar a Brasil por su cercanía con este país. Al favorecer a Embraer sin convocar una licitación internacional, el Gobierno de El Salvador está dando señales que este asunto está cerrado, y que ni Northrop Grumman ni Lockeedmartin, empresas fabricantes de aviones militares, deben presentar ofertas para vender sus aviones. Ya no digamos Pulsar Group, empresa de capital israelí que fabrica aviones en El Salvador. Así como Israel, El Salvador puede comprar aviones militares a EE.UU., inclusive, a Rusia o China.


Es cierto que la Fuerza Aérea de El Salvador tiene aviones que datan de la Segunda Guerra Mundial, y quizá es necesario actualizar la flota. Sin embargo, antes de proceder a invertir tanto dinero, el Gobierno debe solicitar a EE.UU., principal socio militar, que le transfiera aviones militares de segunda mano a un coste accesible, o gratis. Es lo que EE.UU. hace con sus socios principales, por ejemplo, Israel que recibe equipo militar de segunda mano, equipo que utiliza para disuadir a sus vecinos. Muchas veces, Israel introduce mejoras en equipo militar de segunda mano que recibe de EE.UU.


Un avión F-16 de EE.UU., aunque tenga 30 años, mejoraría la flota aérea de El Salvador. Honduras ya tiene aviones F-16. Aunque no los regalen, El Salvador ahorraría mucho comprándolos de segunda mano en el mercado internacional. Aquellos que apoyan la iniciativa de comprar aviones militares nuevos a Brasil sostienen que la seguridad nacional no tiene precio.  Yo estoy de acuerdo. Sin embargo, las amenazas a la seguridad de El Salvador provienen de las pandillas, el narcotráfico, y la corrupción. Esto requiere diferente estrategia militar. Si el enemigo es Nicaragua, Honduras o Guatemala, entonces sí tenemos que tener aviones para atacar, pero no podemos utilizarlos para bombardear a pandilleros. Necesitamos mejorar nuestra capacidad de penetrar, desarticular, y destruir agrupaciones criminales. Es imperativo que nuestros limitados recursos sean destinados a mejorar nuestra inteligencia policial, nuestro sistema judicial, etc. No implica gastar más, sino pedir que los responsables de seguridad sean más eficientes en combatir a los criminales. Implica que, con pocos recursos, tenemos que hacer más.


Nadie se opone que la Fuerza Aérea actualice su flota. Es un tema sensible y complicado. Ella misma debe actualizarse. Es decir, las guerras del futuro (o las actuales) necesitan una Fuerza Aérea más ágil, capaz de destruir al enemigo con pocos aviones. En este nuevo panorama de guerra, quizá debe adquirir aviones que no necesiten pilotos, como los que utiliza la CIA en Afganistán, puede sobrevolar la costa salvadoreña en busca de narco lanchas todo el día y la noche. Eso sí que haría mella contra el narcotráfico. La misma Fuerza Aérea de EE.UU. está apostando fuerte para que sus aviones vuelen sin pilotos.


La seguridad nacional no tiene precio. Sin embargo, se le pone en riesgo cuando las iniciativas se toman sin un plan estratégico. En las actuales circunstancias económicas, invertir $100 millones  en comprar aviones militares a Brasil supondría un gasto innecesario. Esto no resolvería nuestros problemas de seguridad. Insistir que El Salvador debe comprar solamente a Brasil, es decir que en política no hay almuerzo gratis.


La gira que hiciese el mandatario recientemente a Brasil está dando sus frutos. Hoy, los salvadoreños tenemos que comprarle aviones militares a Brasil. No sabemos qué tendremos que comprarle a Cuba.

  • jose cortez

    clara! estoy de acuerdo con tu comentario ,en rrelacion a los gastos como tambien a las inberciones .
    pero ! el salvador es una nacion ,que se a visto por anos amenazado militar mente .
    por su cer un pais pasifista ,fuera de toda agrecion .
    y por eso es que al verce de vajos recurzos hay quienes tratan de aprobecharse .
    y para no entrar en mas detalles .
    es mejor penzar en que nuestra nacion se nesesita de un nuevo equipo moderno mas sotisficado velico .. el salvador nesesita de entrar en un combenio con rusia de un nuevo equipamiento general ,
    el salvador nesesita poner vaces de misiles antiaereos en los cuatro puntos cardinales torpedos aviones como el T50 que estaria muy bien ,varcos altamente artillados rradares o tambien podria tener su propio satelite ,por que hasi creo que nadie se atrebiera a tocar a nuestra nacion .! saludos

  • pepezca

    Este articulo tiene unas deficiencias tremendas y fuera de contexto, para comenzar la Fuerza Aerea Salvadoreña NO posee aeronaves de la Segunda Guerra Mundial, sino algunas de ellas, digo algunas, no todas, son de la era de la guerra de Vietnam, los demas son aeronaves de los 70s,80s,90s, y los helicopteros mas modernos que se tienen fabricados en el año 2001.
    En segundo lugar, la Fuerza Aerea de Honduras NO posee aeronaves del tipo F-16, el F-16 es un caza de superioridad aerea con un alto poder de fuego, ademas de tener un costo alrededor de $40 Millones sumandole su mantenimiento que es elevado, Honduras las que posee son aeronaves F-5, un caza de la decada de los 60s-70s que tiene una capacidad mucho menor que la de un F-16.

Volver arriba