¿Dónde estoy? | Diario El Mundo > Editorial & Opinion > Opinión > ¿Cómo debe ser el carácter del cristiano?

¿Cómo debe ser el carácter del cristiano?

Carlos Rivas /Pastor General TAI
Martes 1, octubre 2013 | 8:04 pm

El inicio del Sermón del Monte son las Bienaventuranzas (Mateo 5:3-12). En ellas Jesús enumera una a una las características del cristiano discípulo de Cristo, así como su carácter y personalidad como miembro de una sola familia, la de Dios. El carácter del cristiano está definido en las Bienaventuranzas, de las cuales, las primeras cuatro describen la relación del cristiano con Dios, y las siguientes cuatro sus relaciones y deberes con sus semejantes. Nuestro carácter como ciudadanos del Reino, se basa en reflejar en la práctica todas y cada una de estas actitudes, para así obtener las recompensas que las Bienaventuranzas declaran.

Los pobres en espíritu. La pobreza de la que Jesús habla aquí no es material sino espiritual. Esa pobreza no es algo que nosotros podemos traer a nuestras vidas a través de odiarnos o afligirnos a nosotros mismo; sólo viene cuando el Espíritu Santo nos muestra nuestra condición espiritual. El pobre en espíritu reconoce con humildad su necesidad absoluta de Dios. Reconoce que sin Él nada puede, y esa humildad tiene como recompensa el reino de los cielos.

Los que lloran. Los cristianos lloramos porque reconocemos que hemos pecado en contra de Dios que es santo. Reconocemos que hemos deshonrado su nombre y hemos lastimado su corazón. Pero, además nos identificamos con la necesidad de aquellos que no conocen a Dios; así, la tristeza según la voluntad de Dios, conduce a una conversión que da por resultado la salvación. Pero la tristeza del mundo produce la muerte, y para no morir, las Bienaventuranzas ofrecen cosuelo a todos los hombres.

Los mansos. Mateo se refiere a una persona que voluntariamente se sujeta a Dios. Una persona cuya fuerza, mente, pensamientos, palabras, emociones y voluntad están rendidas a Dios. Es de carácter que puede enfrentar cualquier circunstancia porque sabe quién es su Dios. Reconoce que Él es grande y poderoso e infinitamente sabio, y al reconocerlo se hace merecedor de recibir la tierra en herencia.

Los que tienen hambre y sed de justicia. Hambre y sed de Justicia  significa favorecer lo que que es justo, correcto y de acuerdo a lo que Dios aprueba. Hambre y sed de aquellas cosas que son éticas, moralmente correctas y dignas de alabanza. Pero esa actitud no debe ser pasajera y superficial, sino un verdadero estilo de vida en completa conformidad con Dios y en el cual Él se revela justo, saciando nuestra hambre y sed.

Los misericordiosos. Son aquellos que no solo muestran compasión por el miserable, el necesitado, sino que hacen algo para ayudar a suplir sus necesidades. Es parte del estilo de vida cristiano y no un hecho aislado. Los misericordiosos son quienes están tan agradecidos por la misericordia recibida de parte de Dios que anhelan que otros sean partícipes de ella; extienden misericordia a otros a través de vivir una vida de perdón sin guardar rencores, porque tienen la seguridad que ellos alcanzarán la misericordia del Creador.

Los de limpio corazón. El limpio corazón ama la Palabra de Dios para guardarla; renueva su mente con la Palabra de Dios y ama la comunión con Dios y su palabra. No se permite tener algo en contra de alguien y cuando peca acude a Jesucristo para pedir perdón. La limpieza de corazón le permitirá ver a Dios y su gloria, de la que se vuelve partícipe.

Los pacificadores. Aman a Dios, pero también a toda la humanidad; hacen todo lo posible para llevar la paz a donde quiera que vayan. Pero no la construyen de espaldas a las enseñanzas de Cristo, con instrumentos y métodos malos, como la violencia o el chisme. Los cristianos son pacificadores armados de los principios de verdad y justicia de Dios para restaurar las relaciones entre los hombres y las naciones, y, por eso, serán llamados hijos de Dios. Los que padecen persecución por causa de la justicia. Los perseguidos, en el espíritu de las Bienaventuranzas, son los perseguidos, religiosa, social o políticamente, por seguir las enseñanzas de Jesucristo; quienes sufren por hablar la verdad de Dios. Aquellos que reconocen que si nuestro Señor fue perseguido nosotros también lo seremos y  que anhelaban una mejor patria celestial, pero también terrenal. El cristiano capaz de mostrar en su vida, en sus acciones, pensamientos y palabras, estas características definidas por la Bienaventuranza, adquieren el verdadero carácter que Jesucristo quiere para sus seguidores. Una vida determinada por estos mandatos, además de feliz, próspera y solidaria, tiene una recompensa mayúscula: el Reino de Dios.

Jesucristo nos dice cómo quiere que sean los ciudadanos de ese reino, y es a los hombres y mujeres de fe a quienes les corresponde adecuarse, con voluntad y acciones, a esa propuesta de vida.

  • raimundo

    la verdad es que, en el primer comentario se defiende a la iglesia católica y se deja en segundo lugar a Jesús, o sea, religiosidad. Jesús cuando empezó su obra sobre este mundo,una de las cosas que mas aborrecía era la religiosidad,personas como los fariseos y los saduceos, incluso a los herodianos que hacían de lo sagrado una basura. Amigo deja que Jesús maneje tu vida y no cosas vanas. Porque El es el camino la verdad y la vida, nadie va al padre sino por mi.
    Y en segundo lugar, todos sabemos y conocemos las atrocidades de los hombres, sean curas, sacerdotes, sextas y entre otras mas, aun en el vaticano y todo el protocolo católico apostólico romano, osea, religiosidad, en fin busquen primeramente el reino de Dios y su justicia, y todo lo demás vendrá por añadidura…

  • Manuel

    La Iglesia Católica ha sufrido persecuciones, el martirio y calumnias desde que Cristo la fundó hace 21 siglos y no han podido destruirla. El mismo Cristo afirmó que el poder de la muerte no la va a destruir en Mateo 16:18-20. Es la institución más antigua en el mundo occidental, así como lo son los israelitas y los musulmanes en el Medio Oriente. Gracias a la Iglesia Católica se preservó la cultura de occidente. Gracias a la Iglesia Católica TODOS tenemos la biblia porque la mantuvo escrita a mano a través de los siglos hasta que la imprenta fue inventada en Alemania en el siglo 15. Se le debe a la Iglesia la creación de las primeras escuelas cristianas y las primeras universidades, también inventó el calendario gregoriano que TODOS utilizamos hoy en día, colocando los siglos antes y después de Cristo por lo que Cristo aparece como centro de la historia, inventó también las leyes de Mendel, los primeros documentos mundiales para la defensa de los derechos humanos y laborales. Que Dios siga bendiciendo a la Iglesia Católica por ser la única Iglesia cristiana que históricamente ha sido fundada por Cristo.

    • italo

      Lamentable su comentario Manuelito, a eso le llamop fanatismo religioso, ver cosas donde no las hay.
      ¿Qué de la Santa Inquisisción?
      ¿Que de la pedofilia de los curas?
      ¿Qué de sacerdotes homosexuales y pedófilos?
      Si continuo me faltaria tinta y papel.
      Despierta Manuelito y ve con los ojos de Cristo, no con los ojos de un fanático religioso.

      • Josephlo

        Dios les bendiga de una manera muy especial.

        Hermano Italo a todo eso que escribiste yo le agrego:
        - Presenvaron tanto la biblia que solo la leian los adinerados los de clase alta, los demás no tenian permiso para leerla.
        - ¿Manuel que me dices sobre las indurgencias?
        - ¿Dondé esta tu base para decir que la iglesia catolica fue fundada por Cristo?
        hasta donde yo se desde mi punto de vista ustedes salieron de los Romanos, por eso ustedes sigue aun trabajando por el gobierno.
        Investiga, analiza, no te lleves solo de lo que lees y escucha, creo que la verdad aun los catolicos la tienen oculta para todos ustedes como también en tiempos atras la tenian oculta para todo el mundo.

Volver arriba