¿Dónde estoy? | Diario El Mundo > Vacaciones > Dolor de cuello, cabeza, espalda y oído…

Dolor de cuello, cabeza, espalda y oído…

Martes 18, mayo 2010 | 8:23 pm

2¿Problema odontológico?

Muchas personas padecemos, o he­mos padecido, estos síntomas, cuyas causas suelen ser muy variables. Así de variables son los profesionales que visi­tamos para aliviarlos. Lo menos común será que visitemos una clínica odonto­lógica para el mismo objetivo, ya que podría pensarse que no existe relación alguna.

La mandíbula (maxilar inferior) es un componente del sistema masticatorio. Entre sus propiedades está el propor­cionar varias posiciones para poder tri­turar sin problema toda la variedad de alimentos (de diferentes texturas) que ingerimos, y esta gama de posiciones está generada por músculos (ya que el movimiento se acompaña de una fuer­za o presión).

 

El componente que permite estas posi­ciones es una extensión de la mandíbula (condito), que hace contacto con el hueso temporal del cráneo, y forman la articula­ción temporomandibular. Esta se encuen­tra ubicada unos milímetros adelante de la oreja (conducto auditivo externo). Al abrir y cerrar la boca podemos palpar esta zona y sentir un movimiento.

 

Cuando la mandíbula se encuentra desequilibrada (como efecto de una desarmonía de contactos dentales, por mala posición dental, puentes y coro­nas mal ajustadas, ausencias dentales, etc.) los músculos relacionados con la posición mandibular se mantendrán continuamente estirados o comprimi­dos produciéndose un espasmo (dolor), cuya molestia se reflejará a lo largo de las áreas donde los músculos se origi­nan, en otras palabras, cabeza, cuello y espalda.

 

Al mismo tiempo, la extensión de la mandíbula que forma la articulación está continuamente golpeando el área del oído y esto puede llegar a provocar muchas molestias como dolor de oído, sensación de oído tapado, zumbido de oídos, etc.

 

Por eso será importantísimo el po­der conjugar estas molestias con una serie de signos clínicos que llevarán al profesional a determinar frente a qué tipo de enfermedad se encuentra, y será indispensable dar al paciente una buena guía para que comience a tener conciencia del problema real que lo está afectando.

 

El paciente llega a la clínica a buscar una guía y muchas veces, lejos de recibirla, pue­de crearse una falsa idea y con el tiempo complicar aún más su enfermedad.

 

Los problemas del sistema masticato­rio son muchos, lo indispensable es es­tar atentos a ciertos síntomas y signos, para proporcionar una adecuada guía al paciente.

 

Por: Dr. Alejandro Colorado

Diplomado en Oclusión, Cosmética y Porcelana

Universidad Intercontinental, México D.F.

Volver arriba