¿Dónde estoy? | Diario El Mundo > Editorial & Opinion > Editorial > El drama del tráfico de personas

El drama del tráfico de personas

La gran tragedia de la separación de familias debido a la migración indocumentada, sigue causando víctimas en el país.

Domingo 13, enero 2013 | 7:07 pm

La desaparición de una niña de 12 años, tras ser entregada a una “coyota”, para llevarla hacia Estados Unidos, nos muestra el drama humano que la inmigración ilegal y el tráfico de personas sigue reflejado en la sociedad salvadoreña.

La niña está desaparecida desde julio de 2012 y las autoridades capturaron a una mujer de 62 años que se dedica al tráfico de personas. Por supuesto, los temores de la familia van desde que haya sido secuestrada o entregada a una de esas bandas dedicada a prostituir niñas o que incluso, haya sido asesinada. La Fiscalía sostiene que la mujer es una traficante exclusiva de niños, cruel especialización para inescrupulosos.

La familia había entregado a la coyota unos $9 mil, pero el precio de recuperar a la niña es invaluable.

La gran tragedia de la separación de familias debido a la migración indocumentada de miles de personas que deben dejar a sus hijos en el país para probar suerte y buscar una mejor vida en Estados Unidos, es el origen de estos dramas y tragedias de las que somos testigos cada cierto tiempo. Desafortunadamente, la necesidad de estar unidos nuevamente, de reunificación familiar, y el aprovechamiento de personajes inescrupulosos que quieren ganar dinero con este drama, es el que provoca casos como el de esta niña.

La mujer involucrada en este caso debe recibir todo el peso de la ley, pero también debe ser una dolorosa lección para tantos miles de salvadoreños que siguen confiando a sus hijos a estos traficantes cuyo interés primario es lucrarse. Estados Unidos también debe replantearse la reforma migratoria largamente anunciada para que estos dramas familiares no sigan costando valiosas vidas de niños y niñas que pudieron tener un futuro mejor a cualquier lado de la frontera de este drama.

Volver arriba