¿Dónde estoy? | Diario El Mundo > Editorial & Opinion > Opinión > La deuda nacional

La deuda nacional

La deuda ya no debe crecer, es hora de cerrar las gavetas, pero discutiendo conscientemente el daño que le ha traído a la economía el populismo y clientelismo político.

Rafael Domínguez/ Periodista
Miércoles 8, mayo 2013 | 7:53 pm

Según el Fondo Monetario Internacional, nuestro país ya registra una deuda equivalente al 54% del Producto Interno Bruto, es decir, que por cada $100 que el país produce debe $54, con el resto debe hacer frente a los otros gastos del día a día en el aparato estatal y la inversión pública.

Imagínese usted en su casa si cada mes de su salario solo puede usar el 51% , la mitad, para los gastos importantes porque el resto sirve solo para pagar deuda, la verdad sería una situación apremiante, pues así es la situación de la economía nacional. El problema es que muy pocos están analizando la situación y lo que esto implica para la vida de todos, tanto que esta misma semana se ha tenido que no solo hacer uso de deuda para pagar deuda, sino que de la misma deuda cargar nuevamente los saldos para pagar gasto corriente como el subsidio al gas propano, seguridad pública y compra de aviones para la fuerza aérea nacional.

El IVA y la renta, parece se han disminuido respecto al año anterior y no es para menos, los indicadores de crecimiento igualmente demuestran que el país está produciendo y creciendo mucho menos que sus pares regionales, súmele usted,  que el cálculo del valor del Producto Interno Bruto desde hace unos años debimos haberlo cambiado con nuevas variables que lamentablemente y dicho por el ex presidente del BCR, Carlos Acevedo, lo llevan a la baja en un 20% o 25%, es decir, el valor de deuda aumentaría a más del 60%, cifra que equipara la deuda de los países de la Unión Europea que entraron en la crisis de insolvencia más grande de la historia.

¿Hacia dónde vamos entonces?, podríamos preguntarnos, la respuesta es difícil porque podemos ir hacia el precipicio y caer en la insolvencia, falta de pagos en servicios y bienes, falta de pago de la deuda o podríamos ir al encuentro de la conjunción de esfuerzos y de la puesta en marcha de un acuerdo de nación que permita recuperar las finanzas públicas pero bajo la potenciación del recurso privado, que genere empleos, que abra espacios a los innovadores y que permita la inversión extranjera de forma sustancial, ambos caminos tendrán costo para aquellos que bajo su irresponsabilidad ha crecido la deuda y costo para aquellos que solo apuesten a salvar su pellejo dejando fuera a quienes realmente merecen la oportunidad y que son aquellos que tienen limitado acceso al crédito productivo y a las ganancias de la exportación, cada quien deberá comenzar a cargar sus culpas en silencio si quiere que el país sea viable y que supere la crisis financiera en la que se encuentra.

Éste no es sólo momento para los candidatos y sus ofertas, de hecho les rebasa, muy al contrario, es el momento para que las mejores cabezas se pongan al frente del mapa y diseñen una nueva política productiva, una nueva manera de competir con el resto de la región y que nos levante del rezago económico de los últimos años, al menos para no tener que seguir golpeando a la población con impuestos disfrazados como el Fonat o con la peligrosa oferta de aumentar edades de jubilación o reducción de pensiones.

La deuda ya no debe crecer, es hora de cerrar las gavetas, pero discutiendo conscientemente el daño que le ha traído a la economía el populismo y clientelismo político, la búsqueda del perfecto resultado de las encuestas de popularidad entre las masas, que solo reciben regalos sin pensar que son ellos mismos los que los pagan con sus impuestos, sin percatarse que son ellos mismos los que pagan cual estafa, el engañoso apoyo gubernamental, disfrazado de láminas, útiles, gas, vaso de leche, transporte, etc., etc., cuando deberíamos cada uno poder comprar con nuestro esfuerzo todo lo necesario, pero para eso el gobierno, nuestro gobierno, debe detener el espejismo del disfrute hoy y pague mañana, porque mañana es siempre peor que el hoy, cuando se trata de pagar lo bailado…

2

Comentarios

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

  1. Jorge Alberto dice:

    Deuda externa de El Salvador en los últimos trece años.

    (En miles de millones de US Dólares)

    2000 2001 2002 2003 2004 2005 2006 2007 2008 2009 2010
    3,30 4,10 4,90 5,60 6,58 4,79 8,09 8,84 9,57 10,69 10,62

    2011 2012
    11,45 12,95

    Fuente: Index mundi.

    Definición de Deuda externa: Esta variable da el total de la deuda pública y privada
    contraída con no residentes, reembolsable en divisas, bienes o servicios. Estas cifras
    se calculan al tipo de cambio corriente, es decir sin tomar en cuenta la paridad del poder
    adquisitivo (PPA).

    Crecimiento de la deuda entre 2000 a 2009 = 7.39 (3.23%)
    De 2009 a 2013 = 2.26 (1.2 %)

    Estas cifras reflejan que en los periodos de gobierno de Francisco Flores y Antonio Saca
    la deuda de El Salvador creció a un ritmo tres veces mayor que durante el actual gobierno.

    Les dice algo esto?

  2. jaime vásquez barahona dice:

    Este tema de la deuida externa siempre se a utilizado con FUERTE IDEALISMO POLITICO.
    El gobierno actual lleva su cuarto año. ARENA estuvo 20 años.
    Pregunto: ¿Quien es mas responsable de su monto y de su incidencia en la economía nacional?
    Sin importar quien gane las elecciones del próximo año, siempre va seguir “echando mano” de este recurso de los préstamos internacionales. El país no tiene recursos naturales y los poco que tiene estan en poder de la empresa privada o de transnacionales. ESTO NOS TIENE EN PROBLEMAS.
    Señalar el populismo y el clientilismo política, como causa, es irresponsable.
    Hay que culpar a los tratados de libre comercio, a la dolarización, a las AFP, a la venta de ANTEL, a las privatizaciones, a los subsidios, a la evasión de impuestos de los grandes empresarios, al tráfico de drogas, al tráfico ilegal de armas, a la corrupción, etc. TODO HEREDADO DE LOS GOBIERNOS ARENEROS. YA ESTABAN CUANDO FUNES LLEGÓ.
    ¿Por qué creen que los ricos no se van con sus capitales a otros país? Porque siguen “comiendo gordo” aquí.

Deja un comentario




 

Volver arriba