¿Dónde estoy? | Diario El Mundo > Política > Municipal > La historia del mural que adornó Catedral

La historia del mural que adornó Catedral

Liset Orellana
Viernes 6, enero 2012 | 9:26 pm

Una de las principales obras del artista Fernando Llort fue destruida a finales del año recién pasado, lo que generó una polémica y tristeza en la familia. Esta es la historia de cómo nació y qué significaba cada figura de esa obra.

Los dos ángeles que custodiaban el templo principal de San Salvador ya no existen. Tampoco la Santa Cena, ni las palomas que representan la paz, ni la milpa fruto del trabajo de los salvadoreños, ni el ojo de Dios, ni las iniciales “O.R.” (Oscar Romero) que recordaban que en ese lugar un sacerdote mártir pregonaba la unidad, el amor, el perdón y la paz.

Todo esto estaba representado en 3,000 piezas de cerámica elaboradas, dibujadas y pintadas a mano, con una visión diferente del artista salvadoreño Fernando Llort.

Durante un año (1997), Llort y su familia iniciaron una labor a la que el artista llamaría “la más grandiosa satisfacción que Dios me ha dado en mi carrera”. Las 3,000 piezas de cerámica están ahora destruidas –con cincel y con taladro– en un lugar desconocido.

Hace 15 años, el arquitecto José Roberto Suárez estuvo presente en todo el proceso de reconstrucción de Catedral Metropolitana y recuerda que Llort fue el artista escogido para darle un toque diferente a la casa de Dios.

“Catedral estaba a punto de caerse”, recuerda Suárez, quien guarda celosamente los bocetos que darían inicio a la Catedral que hoy conocemos.

El trabajo arquitectónico de reconstrucción de la iglesia estuvo a cargo de los españoles Joaquín González y Joaquín Lorda. El primero, un experto en arquitectura religiosa, y el segundo, un catedrático de la Universidad de Navarra (España) que desarrolló un plan maestro.

En el medio, estaba la Fundación Catedral, que contrató a los arquitectos para que terminaran la obra. El presidente de esta fundación fue el ya fallecido y reconocido empresario Archie Baldocchi.

“Ellos vienen a El Salvador y se encuentran que Catedral no tenía un estilo específico. Ven alrededor de la iglesia y no encontraron nada de identidad. Sáenz (Monseñor Fernando Sáenz Lacalle, Arzobispo de San Salvador, en ese entonces) quería tener una Catedral que sobresaliera y se convirtiera en un ícono mundial”, recordó Suárez.

Viajes hacia México y Guatemala fueron determinantes para que los arquitectos españoles decidieran que el templo necesitaba color y un toque de expresión “indígena”.

Es acá donde el arte de Fernando Llort logra cautivar a los arquitectos: un lenguaje sencillo, una obra que predicaba el evangelio y una expresión que identificaba a los salvadoreños.

Suárez, quien ahora trabaja en el taller de Llort, “Árbol de Dios”, recordó que bastó una sola reunión con el artista para que los arquitectos españoles decidieran que su obra debía de adornar Catedral Metropolitana.

La obra “La armonía de mi pueblo”, para el gusto de unos y para crítica de otros, permaneció adornando la fachada por más de una década. Por ahora, el artista ha pedido que se le entreguen los escombros para realizar una obra homenaje a los artistas salvadoreños.

 

“Nos han dicho no mientan y ellos (la iglesia) han mentido”

Roberto Galicia era el titular del entonces Consejo Nacional para la Cultura y el Arte (Concultura) cuando se inició el proceso de diseño y colocación de la obra “La armonía de mi pueblo” de Fernando Llort, en la fachada de Catedral de San Salvador. Dice que la institución se mantuvo al margen de todo el procedimiento que se realizó entre las autoridades jerárquicas y el artista salvadoreño.

Ríe abiertamente y se sonroja cuando responde sobre el procedimiento que debió seguir la iglesia católica antes de destruir la obra de Fernando Llort.

Usted era el director del entonces Concultura cuando se inició y se culminó la obra de Fernando Llort en Catedral Metropolitana, ¿qué papel jugó esta entidad?

Yo recuerdo que el entonces Arzobispo de San Salvador, Monseñor Fernando Sáenz Lacalle nombró una comisión integrada por una serie de personalidades salvadoreñas de los diferentes sectores sociales y económicos que emprenden la tarea de concluir la construcción de Catedral. Todo esto sucedió cuando yo asumo y permanezco en la presidencia de Concultura, pero nunca la institución fue consultada ni tuvo ningún tipo de participación en el proceso.

 

¿Por qué la institución encargada del arte y cultura se mantuvo al margen?

La catedral tiene mayor valor simbólico que arquitectónico, entonces como monumento no se podía considerar en ese momento, puesto que era una obra en proceso. La participación de la institución fue prácticamente marginal.

 

Como expresidente de Concultura, ¿qué opinión tiene sobre la destrucción del mural de Fernando Llort?

Yo pienso que es un irrespeto total. Pienso que es una afrenta al arte y al artista nacional; por muchas explicaciones que quieran dar hay un hecho consumado: destruyeron una obra artística. El procedimiento, si es que verdaderamente estaban dañadas, debió manejarse de otra manera. Consultar primero al artista y él, como autor, tendría que haber hecho las recomendaciones del caso.

 

Entonces, ¿le podría aconsejar a la iglesia católica seguir este procedimiento de hacer las consultas pertinentes antes de destruir alguna obra?

Si ellos son los que le aconsejan a uno (ríe) y ahora han destruido todas las enseñanzas… Nos han dicho no mientan y ellos han mentido (ríe), esto es una leyenda a la salvadoreña.

 

Así era la  “armonía de mi pueblo”

Los significados del mural de Llort eran muchos: espiritualidad, amor, respeto a Dios, trabajo y hasta un recuerdo permanente por Monseñor Óscar Arnulfo Romero.

 

LAS PALOMAS

En ambos lados del mural, se encuentran las dos palomas que son símbolo de paz y libertad. Las dos están mirando al pueblo de Dios.

 

EL HOMBRE

El hombre salvadoreño, con sus herramientas de trabajo, cuma, tecomate y una mata de maíz, símbolo de su fruto con el que alaba a Dios.

 

LAS ALAS

Las palmas de Panchimalco fueron la inspiración para Llort y las convirtió en las alas de los dos ángeles. Panchimalco es un municipio que conserva costumbres indígenas.

 

“OR”

En la puerta de la iglesia se encuentran las iniciales “OR”. Son las iniciales de Monseñor Óscar Romero, en alusión al obispo mártir, a quien Llort dedicó su obra.

 

EL OJO DE DIOS

El ojo de Dios está en medio de un sol con 12 rayos que representa las 12 tribus de Israel. El ojo de Dios, que todo lo ve, está rodeado por un corazón divino que nunca deja de palpitar.

 

LA SANTA CENA

Arriba del pueblo se encuentra la Santa Cena, con Jesús al centro y los 12 apóstoles. Esta escena bíblica conmemora la última vez que nuestro Salvador compartió con sus discípulos antes de ser crucificado.

 

LOS ÁNGELES

Representan los guardianes del templo que el artista colocó a lados izquierdo y derecho de la entrada. Portan en sus manos un sol y un corazón que representa a Dios y al amor.

  • carlo

    En horabuena. Me alegra que quitaran los azulejos, eso no era para decorar una catedral!!!! FECILICIDADES Sr. Arzobispo. Los que MAS OPINAN son los que MENOS se acercan a la iglesia!!!1

  • Adalberto Rodrìguez Aguilar

    La actual direcciòn de la Iglesia que ordenò este bochornoso acto, se igualò a los que ordenaron destruir los monumentos por los talimanes

  • ma.haydee contreras hdzr

    claro que se puede rehacer el mural,pero que terrible que lo hayan destruido,debemos tener fe en que el salvador vuelva a tener la paz y tranquilidad deanta;o de los anos 70

  • http://Ninguna Estuardo A Calderòn Tobar

    EL ARZOBISPO DE SAN SALVADOR, DEBE DE SER PROCESADO Y CITADO POR LA FISCALIA PROTECTORA DEL PATRIMONIO CULTURAL DE LA CIUDAD DE SAN SALVADOR, DEBE DE SER JUSGADO Y CONDENADO POR DESTRUCCION DEL PATRIMONIO CULTURAL Y POR ATENTAR CONTRA LA PAZ QUE COMO HA COSTADO A LOS SALVADOREÑOS.

  • juan perez

    EN ESTE PAIS NO SE VALORA NADA …CUANDO SALDREMOS DEL SUBDESARROLLO SI NO HAY APOYO A PERSONAS COMO FERNANDO LLORT COMO ARTISTA COMO SALVADOREÑO.COMO PERSONA…Y ASI…..VEMOS TALENTOS SALVADOREÑOS Y NI EL GOBIERNO Y LAS INSTITUCIONES PRIVADAS ONG”S…LA IGLESIA NO TENIA PORQUE INVENTAR QUE YA NO SERVIAN LOS AZULEJOS ….ESO DICEN AHORA ……HAY CONFESAR A MONS. ALAS.

  • Jose H. Martinez

    Señores: Si le quitaran el espiritu a mi correo, mejor no lo publiquen, por que no quiero ser uno mas que se une a la gran buya ” a mi no me sorprendio el quitar el mural y no se como es que lo ven como un patrimonio cultural, si aproximadamente tenia quince años de construido y poco falto ver un guerrilleo apostado, si vemos catedrales del mundo, su belleza no esta en los colores de los azulejos, sino en su historia, cuantos años no paso catedral destruida y nadie levanto su vos, solamente lo hizo la iglesia y ahora estan dandose golpes en el pecho, pero en todo eso la familia Llort no dice cuanto le pago la Iglesia por construirlo y si fue asi, Entonces … ??? “

  • Jose H. Martinez

    Felicito a Monseñor Escobar Alas por la humildad con la que pidio perdon al pueblo y a la familia Llort, pero mas veo en esto un gran escandalo, preo en esto, quien tiene todos la autoridad es la Iglesia, a mi no me sorprendio el quitar el mural y no se como es que lo ven como un patrimonio cultural, si aproximadamente tenia quince años de construido y poco falto ver un guerrilleo apostado, si vemos catedrales del mundo, su belleza no esta en los colores de los azulejos, sino en su historia, cuantos años no paso catedral destruida y nadie levanto su vos, solamente lo hizo la iglesia y ahora estan dandose golpes en el pecho, pero en todo eso la familia Llort no dice cuanto le pago la Iglesia por construirlo y si fue asi, Entonces … ???

  • manuel turcios

    Bueno con diferentes puntos sale poco a poco la gran mentira del obispo Escobar Alas…su gran metida de patas…que queda a la historia…que explicacion mas clara. Todo eso lo sabiamos que fue Moseñor lacalle y la fundacion catedral dirigida por estimable banquero Baldocchi que estuvieron dirigiedo este proceso…hay tantos detalles que caben un estas notas periodisticas. daño esta hecho..y hecho esta par conciencia del que miente.

Volver arriba