¿Dónde estoy? | Diario El Mundo > Editorial & Opinion > Opinión > Medidas contra la delincuencia en serio: Convención de Palermo

Medidas contra la delincuencia en serio: Convención de Palermo

Roberto Cañas López/ Firmante de los Acuerdos de Paz
Martes 1, mayo 2012 | 7:46 pm

La Convención de Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional, conocida como la Convención de Palermo, es el principal instrumento internacional en la lucha contra la delincuencia organizada.

Las medidas tomadas por el ministro de Justicia y Seguridad Publica David Munguía Payés son de acción-reacción: “En la medida en que los privados de libertad se portan mal, nosotros restringimos algunas medidas. En la medida en que ellos se portan bien, les damos algunas concesiones”. Estas decisiones ministeriales solo me recuerdan una excelente película francesa llamada Los coristas en la que el director de un internado de reeducación de menores aplicaba como criterio de disciplina y represión el principio conductista de “acción-reacción”.

Es necesario aplicar medidas en serio de combate a la delincuencia, no se trata solo de  colocar televisores tipo plasma para que los internos puedan ver películas como afirma el ministro Munguía Payés: “Estamos dando cine fórum en algunas cárceles. Hemos llevado televisores y DVD para exhibirles películas (a los pandilleros) y después comentarlas. Se trata de aplicar la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional conocida como la Convención de Palermo.

Es cierto que la gran mayoría de los salvadoreños no conoce la Convención de Palermo y si en una encuesta de opinión se preguntara en la calle a los ciudadanos si conocen la mencionada Convención seguramente en el mejor de los casos uno de cada cien entrevistados contestaría que sí  está al tanto de este convenio internacional tan importante para el combate del crimen organizado que se debe conocer y demandar que se aplique en el país.

La Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional  conocida como la Convención de Palermo entró en vigor en septiembre de 2003, y es el principal instrumento internacional en la lucha contra la delincuencia organizada y contiene un conjunto de medidas eficaces para responder al reto de la delincuencia. El Ministro de Justicia y Seguridad debe tomar nota que a él le corresponde aplicar en El Salvador esta convención para combatir con fuerza el crimen organizado que es el que dirige el tráfico de armas, el blanqueo de dinero, y la narcoactividad.

Ya es tiempo que se empiecen a discutir en serio medidas efectivas de combate a la delincuencia, las autoridades de seguridad publica deben hacer unaimplementación efectiva de la Convención de Palermo, que es sin duda uno de los mejores recursos de que se dispone para combatir el crimen organizado. Una Convención Internacional que al ser ratificada por elpaís, no es una lista de buenos deseos, sino que es una ley de obligatorio cumplimiento.

Ojalá que las autoridades de seguridad pública atendieran los señalamientos de  expertosconocedores del crimen organizado, que en diversas oportunidades han señalado que para combatir la delincuencia organizada: no es suficiente la persecución física de la persona mediante policía y el ejército y entendieran que hacen falta otros tres aspectos para que se pueda avanzar en la lucha contra la delincuencia que son: uno el ataque patrimonial contra los activos de la delincuencia organizada en la economía legal; dos la persecución de la corrupción política, que siempre viene acompañada de la delincuencia organizada en cualquier lugar del mundo y tres la prevención de la delincuencia organizada. Las cuatro dimensionesestán plasmadas en la Convención de la ONU sobre la Delincuencia Organizada Transnacional que El Salvador ratificó mediante Decreto Legislativo N° 164, del 16 de octubre de 2003, y que está obligado a cumplirla y no lo está haciendo.

En El Salvador en 2006 se aprobó la Ley contra el Crimen Organizado y Delitos de Realización Compleja que retoma elementos del concepto de crimen organizado de la convención de Palermo, pero deja fuera elementos importantes como el propósito de obtener beneficios económicos, lo cual obviamente tiene radical importancia cuando se mide el cumplimiento de El Salvador de las recomendaciones u obligaciones dimanantes de la Convención de Palermo.

El ministro de seguridad  debe cambiar su discurso y empezar a plantear en sus declaraciones a los medios de comunicación social que ya está empezando a aplicar la Convención de Palermo contra la delincuencia organizada y desarrolla planes de prevención, combate a la corrupción, ataque a los patrimonios criminales en la economía legal y persecución de las personas físicas, así como contribuir a lograr un Acuerdo Nacional por la Seguridad Publica.

Volver arriba