¿Dónde estoy? | Diario El Mundo - Noticias de El Salvador > Editorial & Opinion > Opinión > Qué esperar del Papa Francisco

Qué esperar del Papa Francisco

Ana Giralt /Periodista
Jueves 21, marzo 2013 | 9:28 pm
Qué esperar del Papa Francisco
0 votes, 0.00 avg. rating (0% score)

Los católicos estamos felices. El Papa Francisco ha revivido en muchos de nosotros ese sentimiento de paz que inspiraba el Papa Juan Pablo II. Para muchos, su rostro expresa bondad. Sus palabras, humildad y sencillez. El añadido de ser latino llena de orgullo; el que provenga de la congregación jesuita genera percepción de cambio.

El Papa Francisco asume las riendas de una iglesia marcada por tristes escándalos que han dejado al descubierto la debilidad de la vocación de algunos de sus representantes, y los excesos cometidos en el ejercicio del poder religioso. Su histórica elección supone, entonces, el reto de mejorar la imagen y la credibilidad de una iglesia católica desgastada públicamente.

El hecho de ser jesuita no lo vuelve radical ni moderno. Lo que fue como Obispo lo será como Papa. De sus manos no se escribirán encíclicas que muestren una iglesia capaz de aceptar el aborto en condiciones específicas (enfermedad, riesgo de vida para madre o hija, violaciones, incesto). Tampoco oiremos posiciones a favor de la igualdad sexual para que personas del mismo sexo se unan en matrimonio o adopten hijos.

Es un error esperar tanto del nuevo Papa, no porque él no pueda sino porque no quiere. La Iglesia católica descansa sobre preceptos religiosos y sociales casi pétreos. Jamás cambiarán.

¿Qué esperar entonces de Francisco? Sensibilidad, entendimiento y mesura antes de condenar a quien ama a alguien de su mismo sexo y es feliz por ello; a entender que hay decisiones de vida que se toman en situaciones específicas y de las que surge el arrepentimiento. A que existen mujeres que interrumpen un embarazo movidas por el trauma, el dolor y el coraje de haber sido víctimas de una cobarde violación.

Del Papa Francisco se espera escuchar llamados de tolerancia, de solidaridad hacia quienes piensan y actúan diferente. Una defensa de los valores y la dignidad humana a partir de la realidad social. No se pretende un  cambio de la esencia del cristianismo católico, pero sí una aceptación de que el mundo (para mal o para bien) ha cambiado y que es necesario tratar de entenderlo y de ser posible, adaptarse a él.

La humildad que lo caracterizó como Obispo, se confía mantendrá como Papa. Ya lo estamos viendo, prefiere un calzado sencillo que unos de marca que lo destaquen como conocedor del buen vestir. Como Sumo Pontífice, Francisco Primero nos está demostrando que el poder exige ir de la mano con la sencillez, tanto de palabra como de hechos.

Eso es lo que debemos esperar del Papa: lecciones constantes de humildad, que recuerden y hagan recapacitar, sobre todo a los que como él ejercen y tienen poder sobre las masas, que no deben perderse en la banalidad y mucho menos olvidar que alrededor de ellos existen seres humanos oprimidos, necesitados de ayuda y compasión, que guardan la esperanza de mejorar a partir de las decisiones que sus líderes tomen.

0

Comentarios

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

Deja un comentario




 

Volver arriba