¿Dónde estoy? | Diario El Mundo > Nacionales > Sucesos > Tráfico de piezas arqueológicas, un negocio rentable en El Salvador

Tráfico de piezas arqueológicas, un negocio rentable en El Salvador

Fátima Kiste
Domingo 3, junio 2012 | 9:49 pm
Amaroli asegura que afuera de sitios como El Tazumal, pueden adquirirse piezas auténticas./DEM

Amaroli asegura que afuera de sitios como El Tazumal, pueden adquirirse piezas auténticas./DEM

Las investigaciones de la FGR revelan que, hoy más que nunca, Internet se ha convertido en el mejor aliado de los coyotes que comercian ilegalmente con el patrimonio cultural.

Una parte importante del patrimonio cultural salvadoreño se pierde lentamente mientras el tráfico ilícito de piezas arqueológicas continúa siendo un secreto a voces en el país.

Pese a contar con una ley especial de protección, las autoridades aceptan que este delito se ha vuelto una práctica que cada día extiende más su impacto al patrimonio salvadoreño, tan poco valuado según los arqueólogos.

En la región, solo Guatemala y Honduras, además de El Salvador, mantienen acuerdos con Estados Unidos para combatir este ilícito. Sin embargo, en los países  vecinos, el tráfico de piezas es castigado con penas de hasta 15 años de prisión y elevadas multas económicas, lo contrario a la normativa salvadoreña que continúa siendo demasiado débil, indicó Paul Amaroli, de la Fundación Nacional de Arqueología de El Salvador (FUNDAR).

“La legislación en que se tomó la inspiración para esta ley es de los años 40, 50: Otro mundo, en que el desarrollo no era un problema apreciable”, criticó.

En los próximos meses, el trabajo de vigilancia regional deberá reforzarse, debido a que este año se celebra el fin del Baktun número 13, considerado como el cierre de un ciclo maya, cuyo atractivo turístico y sobre todo económico, podría llamar la atención de los saqueadores de piezas de este tipo.

“La época se presta para el saqueo, es el tiempo que más alerta vamos a estar”, explicó Silvia de Alemán, embajadora de Guatemala en El Salvador.

El dato más reciente de la Unidad Penal del Estado de la Fiscalía General de la República (FGR) da cuenta de unas 300 piezas arqueológicas incautadas y entregadas a la Secretaría de Cultura (Secultura), para su resguardo temporal. De igual forma, en los últimos cinco años, unas 46 denuncias por este tipo de delitos han sido interpuestas por las autoridades de cultura.

 

Alta demanda

Una pieza arqueológica salvadoreña puede llegar a destinos tan variados como Estados Unidos, Japón o Arabia Saudita, mercados que se caracterizan por su alta demanda de patrimonio, una condición que también contribuye a que el delito continúe, dijo Amaroli.

“Si usted se mete y busca en Google un tipo de vasija común en El Salvador que se llama Copador, le van a salir unos 15 o 20 lugares de venta en Internet”, relató.

Añadió que el saqueo se da en zonas propensas a “producir” piezas arqueológicas, tales como Quelepa, San Andrés, la zona de Chalchuapa o Cara Sucia.

Pero la destrucción o el saqueo de los sitios arqueológicos o su perímetro no son los únicos detonantes para el tráfico ilícito de piezas, señaló Gustavo Milán, director de patrimonio cultural de Secultura.

“A veces (el tráfico) puede ser producto del hurto o robo de colecciones, en la medida que se registren al inventario, los propietarios también tienen la oportunidad de protegerse”, dijo.

Por sus características y la rentabilidad para los delincuentes que lo practican, el tráfico ilícito puede compararse fácilmente con otros delitos, impactando especialmente por estar en un área tan subjetiva, como el hecho de valuar la historia.

“Si yo pago $100 a alguien en el campo porque encontró una ‘piedra bonita0 y resulta ser un pectoral de jade, yo lo vendo en $20,000 o más. Son millones de ganancias y sin el riesgo del tráfico de drogas”, explicó Amaroli.

Tanto él como Milán, coinciden en la caracterización de pequeñas redes especializadas en este tipo de delito. “Hemos tenido situaciones donde en el perímetro afuera de los sitios, el personal de Secultura verifica el estado del lugar, y a veces se identifican grupos que están saqueando, y que disparan, que andan bien armados. Hablamos de grupos ya con algún nivel de organización”, mencionó Milán.

El experto añadió que la falta de oportunidades para los habitantes de zonas cercanas a sitios arqueológicos, también explica la continuidad del tráfico, mientras que el desconocimiento acerca del valor real de estas piezas se refleja en la falta de seguimiento a este delito, mencionó Amaroli.

“Un pectoral de jade está entre los objetos más caros en el mercado, porque es joyería de la realeza. Usted puede llevarlo y decir que es una artesanía de Chalchuapa; pasa por Aduanas y con suerte, podrían distinguirlo para detenerlo”, explicó.

 

Decomisos

El más reciente caso de decomiso de piezas arqueológicas se dio en el Aeropuerto Internacional de Comalapa, cuando fueron incautadas 287 piezas que ahora permanecen bajo la custodia del Museo Nacional de Antropología “Dr. David J. Guzmán” (Muna).

Países como Guatemala han expresado su interés en el proceso de investigación que se lleva a cabo para determinar el origen de estas piezas.

“Lo que nosotros solicitamos son facilidades para poder investigar y tratar de tener la información del origen”, externó la embajadora de Guatemala en El Salvador.

El próximo año, El Salvador podría albergar la feria turística Mundo Maya 2013, evento que pretende comercializar todos los destinos que conforman la Ruta del Mundo Maya. “El evento tiene una consecuencia favorable de imagen, posicionamiento de trasladar mensajes a través de los operadores turísticos internacionales a través de la promoción de nuestro activo más importante de patrimonio cultural e histórico”, dijo José Napoleón Duarte, minisitro de Turismo.

 

4 Hasta cuatro años de prisión puede recibir una persona que sea encontrada culpable del delito de tráfico ilícito de patrimonio cultural.

46 En los últimos cinco años, ésta ha sido la cantidad de denuncias recibidas por delitos contra el patrimonio cultural, según la FGR.

 

LAS ARMAS PARA COMBATIR EL TRÁFICO

• Existen convenios importantes para prevenir el tráfico ilícito de piezas en Latinoamérica, por ejemplo con Perú. También desde la década de los 90 está vigente un convenio con Estados Unidos para restringir la importación de objetos arqueológicos.

• El fortalecimiento interinstitucional también es importante, según las autoridades. De hecho, es uno de los temas de un seminario organizado por Secultura acerca del combate al tráfico ilícito de piezas que se realizará a mediados de junio.

 

• Uno de los temas del seminario, pese a que sea subjetivo en gran medida, será el establecimiento de un índice sobre el impacto económico de estos delitos sobre la economía.

 

Alistan reforma a ley de patrimonio

Las autoridades de la Secretaría de Cultura (Secultura), indicaron que ya se trabaja en reformas a la Ley Especial de Protección al Patrimonio Cultural.

Gustavo Milán, director de patrimonio cultural de Secultura, dijo que uno de los cambios que se propondrán, será la creación de un “período de gracia” para los dueños de piezas o colecciones que aún no las hayan registrado a su nombre, y así tengan un respaldo que certifique su propiedad.

“Queremos actualizar normativas en el préstamo de colecciones privadas para su exposición y poder certificar que los lugares donde se exponen las colecciones cuentan con los niveles de seguridad adecuados y en buenas condiciones”, añadió.

Debido al incremento de las denuncias, también se busca ampliar el campo de las sanciones que pueden imponerse a quiénes cometan el ilícito, explicó Milán.

“Buscamos crear un registro de técnicos y profesionales en esta área y a través de él, dar un seguimiento a la calidad de la intervención, en estos casos cuando se cometan variadas sanciones pueda haber una limitación a la licencia emitida para intervenir”, acotó el funcionario.

8

Comentarios

Diario El Mundo abre este espacio de opiniones para que se pueda debatir, construir ideas y fomentar la reflexión. Por eso, pedimos que se evite hacer uso de ataques ofensivos, que incluyan malas palabras, de lo contrario nos reservamos el derecho de publicación.

Recuerde que este es un medio que está para generar opinión constructiva.

  1. aslli dice:

    no ayo latarea q busco esta pagina nome ayudo de nada☺grasias pornada

  2. Unos familiares encontraron un fragmento de vasija de estilo precolombino ;ante tal hallazgo . pedí que no las botaran y que mejor me las dieran . llamé al museo DAVID J: GUZMAN para reportar el hallazgo , solicitando un correo para mandar fotos del fragmento de la vasija y si tuvieran un valor cultural yo la iría a dejar ……… de eso hace 15 días , nadie me ha respondido . esto nos confirma que ,como podemos esperar que la población valore este tipo de cosas , si las mismas autoridades encargadas de protegerlo no muestran interés

  3. Paul Amaroli dice:

    Las acciones de FUNDAR en la defensa del patrimonio cultural, y particularmente el patrimonio arqueológico, son ampliamente conocidas y documentadas en nuestro sitio web, http://www.fundar.org.sv. Ahí mismo, los interesados pueden leer sobre el papel protagónico que arqueólogos de FUNDAR han tenido en presentar denuncias al Gobierno (CONCULTURA, Secretaría de Cultura, Fiscalía y autoridades municipales) y en formular las bases para los tratados contra el tráfico ilícito de piezas Arqueológicas entre El Salvador y Estados Unidos (tratado de emergencia en 1987, y el convenio “permanente” de 1995).

    Desconozco si otros (fuera del Gobierno) han hecho más para combatir el saqueo y tráfico ilícito del patrimonio arqueológico salvadoreño.

    Quisiera notar que los arqueólogos que han trabajado en FUNDAR incluyen salvadoreños, europeos y norteamericanos. En la temporada de excavación 2011-2012 participaron varios estudiantes de arqueología de la UTEC, con lo que FUNDAR colabora a la formación de estos futuros profesionales.

    Con respecto a la difusión, en el sito web de FUNDAR los interesados pueden encontrar mucha información, incluyendo artículos, monografías e informes de las investigaciones arqueológicas en Cihuatán y otros sitios. Siempre en el tema de la difusión de los temas arqueológicos del país, en los últimos años FUNDAR ha presentado más de 30 conferencias públicas a las cuales han asistido cientos de personas y hemos sido patrocinadores y participantes de los cuatro Congresos Centroamericanos de Arqueología celebrados en 2005, 2007, 2009 y 2011.

    Finalmente me complace informar de la próxima publicación del libro, “La arqueología de Cihuatán”, que recoge los últimos 10 años de investigaciones de FUNDAR en ese sitio.

    Con respecto a “piezas” de Cihuatán, podría haber interpretaciones equívocas debidas al desconocimiento del sitio, o de la arqueología. Si por “pieza” se refieren a objetos prehispánicos más o menos completos, estos generalmente se encuentran en ofrendas de entierros, y en los 83 años de investigaciones de Cihuatán, solo se ha encontrado un entierro, y esto fue hace varias décadas. Los objetos encontrados por FUNDAR en Cihuatán (en su gran mayoría, tiestos) o se encuentran en el MUNA o temporalmente en un área especial en Cihuatán, en ambos casos bajo la jurisdicción de la Secretaría de Cultura.

    El MUNA exhibe varios objetos encontrados en las investigaciones de FUNDAR, incluyendo el “hombre-jaguar” (considerado una de las piezas más sobresalientes de la colección nacional) y partes de una estatua de Xipe Tótec, además de otros objetos que aún no han sido exhibidos (ej.: una efigie del dios Tláloc). Tal como informamos en nuestro sitio web (bajo “noticias”), recientemente se han reconstruido algunas almenas del palacio real, y en la excavación de un templo quemado se han encontrado representaciones de plantas (efigies fitomorfas, probablemente de cactus), las cuales se encuentran en proceso de estudio anterior a su traslado al MUNA.

    En el museo de Cihuatán no es recomendable exhibir piezas, porque esto requeriría una estructura diseñada con robustas medidas de seguridad, además de vigilancia las 24 horas. Por esto el Museo Antonio Sol de Cihuatán (nombrado por el pionero de la arqueología salvadoreña) trabaja con textos, fotos y dibujos. Hemos recibido muchas felicitaciones de visitantes nacionales y extranjeros por la abundante información y su presentación en el museo (que obviamente se tendrá que ir actualizando), y es utilizado intensivamente por grupos escolares.

    Quisiera notar que muchos de los museos de sitio que exhiben piezas, tanto en El Salvador como en otros países, han sufrido robos, precisamente por la falta de seguridad en los edificios y deficiente vigilancia, aún en sitios como Tikal. El museo de Joya de Cerén ha sido robado en dos ocasiones, perdiendo para siempre cuentas de jade y una figurilla de cerámica.

  4. Roberto Castro dice:

    El trafico de piezas es como el narcotrafico involucra desde el mas sencillo
    hasta aquel que tiene influencia y poder económico para vender las piezas a nivel
    local y en el extranjero. Deberían de investigarse también los arqueólogos
    extranjeros, ya que no sabemos si ellos le dan su tajada de ese trafico.
    En Tazumal (japonenses) y Cihuatan (norteamericanos)solo sabemos a traves de
    los medios que hacen investigaciones pero NUNCA publican de los hallazgos
    libros y se limitan a hacer artículos, que es lo mas fácil. A las autoridades competentes
    ojo a eso.

  5. Juan José Peralta dice:

    Me parece extraña que las FUNDARciones que se dicen proteger el patrimonio
    arqueológico son los primeros que trafican con piezas y se benefician de
    ello y le sacandole lucro al 1000%, es un secreto a voces que ahí se encuentran coleccionistas y
    arqueólogos y que se prestan a ese juego sucio. Ahora salen rasgándose las
    vestiduras, ¡¡por favor señores si tiene decencia búsquenlas en hoyos de
    saqueos que han hecho en Cihuatán!! en el museo del sitio no hay ni una
    sola pieza, yo voy a llegar a gastar mi dinero en ver un “museo de banners”
    ¡¡donde están las piezas que han hecho con tantas investigaciones en Cihuatan?
    en el MUNA no se encuentran!

  6. Paul Amaroli dice:

    Quisiera ampliar un poco sobre el ejemplo dado de la venta de un pectoral de jade. Esto se basó un supuesto caso real, relatado en 1994 en una de las entrevistas que sostuve para recabar la información utilizada en el documento base del actual acuerdo bilateral entre El Salvador y Estados Unidos contra el tráfico ilícito de bienes arqueológicos salvadoreños.

    Los interesados pueden leer más opiniones sobre algunas acciones necesarias para proteger el patrimonio prehispánico, incluyendo el combate al saqueo arqueológico y tráfico ilícito de piezas, en la ponencia que presenté por parte de FUNDAR en el Foro de Patrimonio Cultural celebrado en 2010, y disponible en: http://www.fundar.org.sv/referencias/foropatrimonio_fundar.pdf

    El principal agente de la destrucción del patrimonio arqueológico salvadoreño es, por lejos, el desarrollo: la construcción de urbanizaciones, fábricas, carreteras, embalses y otras obras, pero también la intensificación agrícola, por ejemplo, de sembrar por primera vez caña de azúcar, para lo cual se quita la piedra (que puede ser de estructuras prehispánicas) y se revuelva el suelo hasta casi un metro de profundidad (destruyendo incontables restos culturales). La extracción de arena del lecho de la planicie inmediata al río Acelhuate (en las cercanías de Aguilares) está borrando totalmente el registro arqueológico de ese valle.

    Por supuesto, el saqueo siempre existe y sigue destruyendo sitios. Es mi opinión que las piezas obtenidas son traficadas por un número relativamente pequeño de personas, y por lo tanto sería muy factible poner paro a esta actividad. Hay “coyotes” de piezas que podríamos denominar como de bajo nivel, que cultivan contactos en el campo y estimulan el saqueo de sitios (y también obtienen piezas de las personas que laboran en proyectos de construcción). Estos coyotes probablemente no sobrepasen unas 50 personas en total. Por lo general, ellos venden a lo que se podría llamar como “coyotes élites”, quienes poseen los contactos en el país y en el extranjero para vender las piezas a altos precios. Los coyotes élites probablemente sean menos de 10 personas, y tal vez solo unas 5. Obviamente, una investigación encubierta podría recabar la evidencia necesaria para proceder contra esta pequeña estructura criminal. Un decomiso de piezas realizado en San Francisco, California, sirve para tener una idea de los montos de dinero involucrados en este vil negocio. En el año 2000, un agente de aduanas en San Francisco detuvo 3 cajas con 42 piezas procedentes de El Salvador, etiquetadas como “artesanía”. Una nota periodística al respecto sugiere que fueron enviadas por uno de estos “coyotes élites”. El valor en el mercado ilícito de este pequeño lote de objetos fue estimado en más de $100,000.

  7. leogarcia dice:

    Esta situacion es risible, a los que sabemos bien poco de cultura arquelogica
    nos dan gato por liebre, en los museos encontramos las piezas inventadas
    y las piezas originales van para otros paises.
    excelente informe

  8. Mario Mejia dice:

    Se debe investigar a los cercanos al tema, a las estructuras que están dentro y cerca
    de los sitios. La SECULTURA le ha dado a cuidar los ratones al gato. Dentro de la SEC hay funcionarios que son también coleccionistas y compran a saqueadores.

Deja un comentario




 

Volver arriba