¿Dónde estoy? | Diario El Mundo > Editorial & Opinion > Editorial > Una muerte, una alarma para todos

Una muerte, una alarma para todos

Lunes 18, octubre 2010 | 8:40 am
No es justo que por el reclamo de un bono de $300 se abandone a los pacientes y, más grave aún, una mujer fallezca por esa causa.




Un hecho debe provocar la reflexión de todos: una mujer de 64 años murió en el hospital de Zacamil, en medio de una huelga de los trabajadores de la salud pública. La mujer ingresó para que se la atendiera de una pierna operada. Murió de un paro cardíaco.  Nadie laboraba en el salón donde se encontraba la mujer. Solamente se encontraban dos estudiantes de medicina que caminaban, esporádicamente, por el lugar.
En otras palabras: hay fuertes indicios de que la huelga de esos trabajadores, planteada para cobrar un bono salarial de $300, provocó una fuerte. Eso, de alguna manera, es una vergüenza nacional y un oscuro expediente que debe alarmarnos a todos. Sobre todo porque no es comprensible que funcionarios de los que depende la salud y la vida de muchísimos salvadoreños, invoquen  un reclamo por $300 y dejen abandonados los pacientes en los salones o las puertas de los hospitales, como lo hicieron.
Los juramentos  de médicos y otros servidores fueron a parar al bote de la basura, durante esta reciente huelga. Pero, hay algo más: en un país donde se respete el derecho con celo y sabiduría,  se sabe que se cometen delitos por acción u omisión.
Creemos que la Fiscalía General de la República debe intervenir, de hecho, frente a esta noticia criminis. Si la mujer murió por negligencia y abandono en un salón de un hospital, pues debemos responsabilizar a los responsables de ese delito. No nos andemos por las ramas. Además, los familiares tienen todo el derecho de presentar una denuncia penal y esperar de las autoridades que nadie pueda callar lo que realmente sucedió con esa paciente. Quizá así todos podamos entender que con la salud de la gente nadie debe jugar. Mucho menos por un bono de $300.

Volver arriba