¿Dónde estoy? | Diario El Mundo > Nacionales > Sucesos > Violaciones sexuales, el final de una ruta oculta

Violaciones sexuales, el final de una ruta oculta

Fátima Kiste
Domingo 8, julio 2012 | 8:46 pm

Pese al incremento en las denuncias por este tipo de delito, los implicados en el tema aseguran que esta práctica es algo arraigado y naturalizado en la sociedad salvadoreña.

Morazán es el departamento que registra más denuncias. De enero a mayo de este año se registraron 436 casos.

La venta de pan francés y verduras que Rosa (nombre ficticio) mantenía en Usulután, fue el punto de enlace con el sujeto que le compraba todo su producto con la única condición de que ella misma lo llevara hasta su casa. Todo comenzó con un acoso sexual cuando llegaba a la vivienda del agresor a entregarle el total de su canasto por $10 ó $15 en el momento, hasta casi culminar en una violación sexual. Casi, porque la Policía intervino y capturó al sujeto.

“Cuando a este sujeto se le allanó su casa se encontraron bolsas de aguacate, con pan, mango, ya acumuladas, producto que era su gancho. Las víctimas de los delitos que están vinculados a la libertad sexual (término referido a la libertad que tiene cada persona de hacer lo que desee con su cuerpo, sin más límite que el respeto al derecho de los demás) son personas que realmente están en un nivel de vulnerabilidad muy alto”, explicó Reinaldo Galdámez, Jefe de Delitos Relativos a la Libertad Sexual.

Tras cientos de rostros anónimos de mujeres abusadas sexualmente, la autoridades advierten que podría existir un patrón, una especie de “ruta” que encadena varios delitos relativos a la libertad sexual, cuyo culmen puede ser una violación.

Este tipo de delitos es visto como algo naturalizado y común, por lo que continúa sumando víctimas en la sombra,  apoyados en la repetición de una conducta violenta de diversa manifestación, dice Yanira Argueta, directora del Instituto Salvadoreño para el Desarrollo de la Mujer (ISDEMU). Es por ello que el acoso o la agresión sexual son delitos que se dan de forma repetitiva, con una alta probabilidad de que terminen en una violación.

“Todas las víctimas de trata, han pasado por una violación. Todas las víctimas de feminicidio han pasado por una violación y la violencia intrafamiliar casi siempre termina en una violación sexual”, señala Argueta. Incluso este delito, ya es una parte integrada de otros. “Uno no puede decir que en el caso de ‘X’ víctima fue un feminicidio nada más. En el feminicidio, la violación ya es una parte del delito”, explicó la directora ejecutiva de Isdemu.

Por su parte, el inspector Galdámez refuerza esta teoría, al afirmar que es una secuencia de la que las mujeres deben salir a través de la denuncia ante las respectivas autoridades.

“Esto es similar a la violencia intrafamiliar, que inicia con disgustos, luego gestos, gritos, amenazas, golpes, y es progresivo”, acotó.

 

Las pesquisas

Un reciente estudio efectuado por el Isdemu, indica que Morazán es el departamento que registra más denuncias por violaciones sexuales en el país. Si se suman las estadísticas de esta institución y las de la Fiscalía General de la República (FGR), son 436 casos de personas que sufrieron una violación sexual entre enero y mayo de 2012.

En lo que va de año la Unidad Fiscal del Menor y la Mujer de San Salvador tiene registrados 67 casos; 48 de ellos son violaciones a personas adultas y el resto en menores de edad.

Mientras que, de los 369 casos de violación de los que tiene cuenta el instituto en 13 de los 14 departamentos, excluyendo San Salvador, 127 ocurrieron en Morazán, representando un 34% del total. En este caso, la directora ejecutiva del Isdemu, externó su preocupación, por el alto índice de violencia sexual que existe.

“Nos preocupa porque puede tener un perfil social: es un departamento pobre, con menos acceso a la justicia e información, o por el contrario, al tener más información, están más organizadas y entonces denuncian más”, dijo.

Argueta destacó que gracias al incremento de las denuncias se ha podido observar nuevas modalidades de violaciones sexuales cuya existencia se desconocía.

“Hay violaciones individuales pero también hay violaciones colectivas, y es un fenómeno que está creciendo”, mencionó.

El estigma de haber sufrido una agresión sexual y los señalamientos hacia la mujer víctima de la violencia son limitantes que las instituciones intentan combatir.

“Como ha sido y seguirá siendo un tipo de violencia oculta y naturalizada, nuestra aspiración inicialmente es que incremente la denuncia y por ende va aparecer como que ha incrementado la violencia”, adujo Argueta.

El observatorio de violencia de la Organización de Mujeres Salvadoreñas por la Paz (ORMUSA), indica que ya durante el primer trimestre del año, se habían superado las estadísticas del 2011, en delitos como la violación a menor incapaz, el estupro y el acoso sexual.

 

Confianza

El incremento de denuncias no es casualidad. La FGR, la Policía Nacional Civil y el ISDEMU, firmaron hace casi un año el Convenio para la Implementación del Modelo Interinstitucional e Intersectorial de Atención Integral a la Violencia Sexual. Estas instituciones asegura que el aumento de la denuncias es gracias a la confianza que han logrado ganarse entre la población.

Entre los objetivos de este convenio se encuentra la obligación de trabajar de manera conjunta y establecer un protocolo de denuncia sobre delitos de violencia sexual. Todo ello es complementario con lo requerido en la Ley Especial Integral para una Vida Libre de Violencia para las Mujeres.

“Cuando la gente está más informada y está visibilizando el problema, la gente se libera de las ataduras y eso genera en alguna medida que ellos se acerquen a denunciar”, explicó el inspector Galdámez.

Mientras que Yanira Argueta, de Isdemu, atribuye el fomento de una cultura de denuncia a tres factores básicos: el aumento de la gestión territorial, el conocimiento de las nuevas normativas que defienden los derechos de las mujeres y las campañas que desarrollan.Además menciona la apertura de ventanillas en distintas instituciones públicas y la descentralización de los servicios del Isdemu.

“El año pasado tuvimos 4 mil 600 atenciones, y en lo que va de este año hemos tenido 9 mil. Se ha doblado en menor de un año el nivel de atención”, acotó Argueta.

La lucha contra las violaciones sexuales exige la armonizar las leyes que combaten este delito, con especial atención en la Ley Especial Integral, además de capacitar al personal de instituciones públicas involucrado en impartir justicia en este tipo de casos.

Argueta menciona que se trata de un proceso imprescindible y por ello debe integrarse junto a la Ley de Protección Integral a la Niñez y Adolescencia (LEPINA).

En el caso de la corporación policial, el aprendizaje en seminarios y capacitaciones se ha enfocado al personal que a diario observan este tipo de delitos, ya no solo como agentes públicos, sino también como padres y madres de familia.

“Hemos tenido denuncias que han surgido de aquí, de un familiar de algún compañero que al darse cuenta que el delito es grave, han decidido denunciar. Han venido a ayudar no solo en la operatividad, sino también en aspectos propios de la institución”, indicó el inspector Galdámez.

 

3 De cada 100 mujeres, 3 indicaron que se les había obligado a tener relaciones sexuales, que es equivalente a una violación sexual, según estudio de ISDEMU

 

436 Violaciones Son registradas en los primeros cinco meses del año, entre FGR y el ISDEMU

 

34% denuncias Del total de denuncias por violación recibidas por el instituto, 34% provienen de Morazán

 

9 Mil denuncias Es el número de atenciones que ISDEMU ha brindado a víctimas en lo que va del año. En todo el 2011, fueron 4,600

Un delito con muchos rostros

 

Fátima Kiste

Diario El Mundo

Pastores, padres y madres de familia o trabajadores domésticos. Los agresores sexuales pueden ser tan diversos, como el número de casos reportados hasta la fecha en instituciones como la Fiscalía General de la República.

Precisamente una de las dificultades más grandes en las investigaciones de violaciones, evidenciada en el incremento de denuncias, radica en que no existe un perfil único del agresor sexual, aseguran las autoridades.

No obstante, la característica común es, además del uso de la fuerza, el abuso de la relación de poder que se ejerce entre víctima y victimario, con predominio de éste último.

“En el caso de Chirvin Lee Romero que fue condenado a 121 años, él se hacía pasar por pastor en una iglesia en los alrededores del Mercado Central”, explica el Jefe de Delitos Relativos a la Libertad Sexual de la Policía, Reinaldo Galdámez. Chirvin fue condenado a 121 años  por seis casos de violación.

Además, el factor confianza es uno de los más usuales detonantes para un escenario de violación sexual.“El año pasado tuvimos un caso de una mujer por orientación sexual distinta, porque agredía sexualmente a una niña mientras la madre no estaba en casa. Ella era la muchacha y se comprobó que agredía a la niña de tres años” añadió.

 

Yanira Argueta, Directora Ejecutiva del ISDEMU /DEM

 

Redacción dem

diario el mundo

La directora ejecutiva del ISDEMU, Yanira Argueta, expone la importancia de elevar el tema de la violencia contra la mujer a un problema de país. La armonización de las leyes existentes es fundamental, dice, para dejar de ver este problema únicamente como “violencia intrafamiliar”.

 

¿Qué tanto están sirviendo las más recientes leyes aprobadas para defender los derechos de la mujer en casos de violaciones sexuales?

Tenemos un grave problema con la nueva normativa, porque tanto los fiscales y jueces, no están interpretando la ley, y cuando no interpretan la ley, obviamente hay un vacío a la hora del abordaje, muy severo.

 

¿Por ignorancia o desinterés?

Yo creo que es un tema de armonización del pensamiento, tenemos una combinación crítica en eso, inclusive ¿cómo vas a medir o sancionar la violencia? Necesitamos más insumos, aunque la mayor parte de instituciones está aplicando la ley especial.

 

Además del trabajo en cuanto a la difusión de la ley especial, ¿Qué se está haciendo para ayudar a bajar los índices de violaciones sexuales?

Como ha sido y seguirá siendo un tipo de violencia más oculta y naturalizada, nuestra aspiración inicialmente es que incremente la denuncia y por ende va a parecer como que ha incrementado la violencia.  Lo primero es que hay que difundir la ley, pero también que los medios nos ayuden a visibilizar este fenómeno y no precisamente con un caso en particular como siempre se hace, sino con la develación del problema en general.

 

Desde que el presidente Funes hizo el anuncio en cadena nacional acerca del combate a la violencia contra las mujeres ¿Qué tan efectivo está siendo el llamado?

Para nosotras ese anuncio es fundamental porque es un mensaje de país, no es un tema de compromiso. Como decía el presidente, la violencia contra las mujeres debemos interpretarla como violencia a la sociedad, hacia el Estado. Cuando levantas ese nivel de importancia, es un marco de compromiso no solo nuestro, sino de nuestra sociedad.

 

  • http://SitioWeb Maria Guardado

    Hola, yo soy Salvadorena pero no vivo alli, razon por la cual estoy escribiendo es porque estoy buscando ayuda, yo fui abusada sexualmente hace 52 anos por un profesor solo tenia 6 anos y ese trauma destruyo mi matrimonio de 38 anos fue una vida de tortura, este ano decidi ir a El Salvador a investigar mas a fondo esta situacion. La historia es muy larga pero lo que quiero compartir es que siempre hubo una pregunta dentro de mi; si este hombre vivia y seguia haciendo lo mismo a otras ninas? porque como profesor abuso de todas las ninas de la escuela y mi hermana mayor tambien lo busque y lo enfrente ahora ya esta retirado pero atiende a una Iglesia y sigo con la preocupacion si el continua abusando de ninas, por el hecho que todas guardamos silencio.si hay algo que puedo hacer, quisiera saber cual es el siguiente paso a seguir. gracias y espero su respuesta.

  • http://SitioWeb Luis H. Osorio

    Las estadísticas son aterradoras, pero no mencionan cuántas capturas y condenas son realmente efectivas. Cómo podemos esperar que nuestros hijos vayan a estar seguros, si las instituciones responsables solamente se dedican a un conteo de víctimas y no se hace un esfuerzo real por aplicar la ley y encerrar a los asesinos.?
    Que den los números, CUANTAS CONDENAS? O tenemos que seguir tratando de sacar a nuestras familias de este país, a un lugar mas seguro?

Volver arriba